Una serie de procesos tecnológicos y sociales nos lleva a experimentar un cambio en la concepción del proceso de aprendizaje. En la actualidad coexisten dos maneras diferentes de interpretar las nuevas formas discursivas: una identificada por el universo del libro y la otra caracterizada por las TIC y la virtualidad.

Las TIC ofrecen un variado espectro de herramientas que pueden ayudar a transformar las clases actuales en entornos de conocimientos interactivos y centrados en el alumno. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que ninguna tecnología, por más avanzada que sea, puede reemplazar la intervención del docente en el proceso de enseñanza.

Hace ya algunos años, Seymount Papert decía: “El contexto para el desarrollo humano es siempre una cultura, y nunca una tecnología aislada. Con la presencia de los ordenadores, las culturas pueden cambiar y con ellas los modos de pensar y aprender de las personas. Pero si lo que se desea es comprender (influenciar) el cambio, se debe centrar la atención en la cultura, no en el ordenador”. Este trabajo pretende desarrollar un espacio de interacción y reflexión del impacto de las TIC en el ámbito de la educación superior, que nos presenta otras formas de intercambio e interacción a través de nuevos espacios virtuales.


Video y Presentación


Para acceder al video y a la presentación haga clic aquí.